Buenas tardes y feliz viernes SOÑADORES.

¿Qué tal estás? ¿Cuáles son las cosas que te dan más miedo? Y lo más importante de todas esas cosas que te dan miedo ¿A cuántas de ellas has sido capaz de hacer frente?

No es la primera vez que hablamos de esta emoción tan paralizante y tan limitadora. Seguro que podríamos charlar largo y tendido de ella, cómo la construimos y le damos forma, cómo afecta a nuestro cuerpo y a nuestros pensamientos, cómo cambia el estado de ánimo. En esta ocasión, lo vamos a analizar desde un punto de vista mucho más práctico y efectivo para tomar conciencia de que si no fuera por el miedo es muy posible que ya nos hubiéramos extinguido.

Espero que con todo lo que metamos en nuestra “mochila del peregrino” esta semana consigamos familiarizarnos con esta emoción primaria que todos, en mayor o menor medida, padecemos en algún momento de nuestra vida.

Si conseguimos darnos cuenta de cómo el miedo afecta a nuestro estado de ánimo, comprendemos sus mecanismos, estudiamos con sentido la situación y minimizamos riesgos, al final estos enormes miedos se irán haciendo cada vez más pequeñitos y podremos enfrentarnos a ellos poco a poco.

*) “El miedo no vive en la acción sino en la incertidumbre a lo desconocido”.

El miedo no vive en la acción

¿Cuántas veces has dicho o escuchado la expresión “Tengo miedo a …”? Tenemos la falsa creencia de que nuestros mayores temores están en la realización del acto en sí y muchas veces no nos paramos a pensar que nuestro mayor temor reside en no saber lo que ocurrirá en el futuro, que el mayor desasosiego que nos encontramos está en la incertidumbre de, si seremos capaces de realizar la tarea o no.

Te pondré un ejemplo muy significativo que te permitirá comprender mejor esto que te expongo. Si yo te preguntara si serías capaz de pilotar ahora mismo un helicóptero de rescate de esos que usan en las acciones humanitarias, ¿Te pondrías temeroso o nervioso? No, ¿verdad? A no ser que fueras una persona que estudia para ser piloto, la idea te parecería más bien divertida porque no sabrías ni por dónde empezar. No estaría dentro de tus competencias y por eso ni te lo plantearías como algo posible.

Piensa ahora en lo siguiente. Imagina que tu jefe se presenta en tu puesto de trabajo y te dice que para mañana tienes que prepararte para dar una ponencia sobre alguna de tus competencias laborales, delante de mil asistentes, ¿A qué te acaba de entrar un hormigueo en el estómago? ¿A qué empiezas a notar como se te acelera el pulso y empiezan a sudarte las palmas de las manos? Pues cálmate porque es completamente normal.

Todo aquello que veamos que nos asusta o que tememos a la hora de emprender algo es simplemente porque aún no sabemos cómo hacerlo y de ahí que nos ansiemos pensando en un futuro que además muy rara vez proyectamos como exitoso.

Cuando cavilamos en embarcarnos en una nueva tarea, nuestro cerebro en su mejor intento de protegernos, nos presentará solo nuestras debilidades y carencias, porque emprender significa exponernos al fracaso, y eso es un lujo que nuestra mente no se puede permitir. Para ella nuestra supervivencia es lo primero y con lo desconocido lo único que contempla es amenaza.

Contempla todas estas cosas a la hora de comenzar algún sueño y comprende porque te asusta todo lo que está por venir. Asume que te podrás equivocar, que el miedo es completamente normal y luego acto seguido olvídate de todo y ponte a trabajar duro a partir de tus fortalezas. Y hazlo de la manera más divertida posible. El miedo se irá desvaneciendo poco a poco hasta quedar desterrado en el olvido.

*) “El arte de empezar” de Guy Kawasaki.

El miedo es la principal causa por la que el ser humano no se embarca en más aventuras, en más oportunidades, en más sueños. Todos esto lo veríamos con una mirada más calmada y sosegada cuando comprendiésemos que esta reacción es muy natural ya que es así como funciona nuestro cerebro.

Si tu nueva aventura es comenzar un negocio, éste es un libro que no puede faltar en tu nueva formación.

Este escritor habla de todos los elementos y temas que tiene que tratar una persona que desea crear y desarrollar un negocio. Te habla de los asuntos de la construcción, el mensaje, el modelo, el proceso de marketing, las tareas y funciones de todos los participantes de la visión o idea. En resumen, de todo lo necesario para la creación de un proyecto en el mundo empresarial.

Si deseas una idea global de todo lo laborioso que pude llegar a ser el crear un negocio de la nada, este es sin duda uno de los libros que deberás de leer y asimilar. ¡Créeme! Merecerá la pena la inversión de tiempo.

*) Video de” El miedo a emprender”.

De nuevo, te traigo un video que usa la técnica de la animación a través de los dibujos, esta vez para hablar de cosas que a lo mejor nos suenan, pero que seguramente aun no hayamos tomado conciencia del todo de lo que significan. Me refiero a la zona del confort y la zona del aprendizaje y la consecuente zona mágica. Cuando pierdas confianza en ti, cuando creas que nadie te apoya en alguna idea que hayas tenido o simplemente cuando no tengas confianza en ti mismo, échale un ojo de nuevo a este video y no pierdas la fe y el atrevimiento a seguir soñando.

Podéis ver el video:

*) Un nuevo hábito para la semana que comienza. “La lista negra de los miedos”.

¿Quién no ha escrito nunca en su vida una lista negra? Puede que fuera una que se refiriera a las personas que nunca volverás a dirigir la palabra, los sitios que jamás volverás a visitar, los alimentos que nunca probarás o las series de televisión que tus amigos y conocidos te han sugerido que no veas.

El caso es que hace dos años, elaboré una lista de mis mayores temores y de las situaciones de mi vida que me causaban más ansiedad o desasosiego, y cada mes me propuse escribir dos acciones por cada cosa que temía con la finalidad de que cuando llegará el momento estar preparado para hacer frente a ellas de la mejor manera posible, planteando mi mejor versión y divirtiéndome en el intento. Te aseguro que cuando tú mismo tienes que enfrentarte a tus miedos y preparas la situación, y visualizas hasta el más mínimo detalle estos temores que te limitan, al final terminan por hacerse cada vez más pequeños hasta que desaparecen.

*) Y para terminar como todas las semanas, ¿Qué meterías tú?

Puedes dejarnos tu respuesta justo aquí abajo en los comentarios, a través de nuestro formulario de contacto o en las redes sociales cuyos links tienes inmediatamente.

Te veo en el camino!!, un abrazo.

Álex García