Muy buenas tardes y feliz viernes SOÑADORES.

¿Te consideras una persona a la que no le importa criticar? ¿Eres de los que creen y confían en la famosa “crítica constructiva”? ¿Te gusta aconsejar a los demás? Y, por último, cuando crees que alguien comete un error o simplemente se equivoca ¿Qué herramientas o mecanismos usas para que caiga en la cuenta de su traspié?

Como ya habréis intuido por el título del artículo, el asunto que hoy tratamos en La mochila del peregrino es el tema de la crítica y la queja y de cómo estas dos acciones influyen en nuestros comportamientos y en nuestros resultados.

Existen muchos tipos de críticas y estoy seguro de que muchas de ellas no tienen intención alguna de dañar, herir o crear ningún tipo de mal, pero de lo que estoy convencido es de que, en mayor o menor medida, el efecto de una crítica no es comparable al efecto que pueden crear la empatía, el correcto lenguaje y la visión de las cosas desde el punto de vista de la curiosidad.

Soy consciente de que aún nos queda mucho camino para dejar de criticar en nuestro día a día, pero tengo también la profunda esperanza de que en algún momento de nuestro devenir reflexionemos y caigamos en la cuenta de que existen un número mucho más grande e importante de herramientas que nos permitan sacar lo mejor de cada uno sin atacar ni herir a la persona en cuestión.

Aunemos fuerzas para comprender que la pedagogía y el cambio van de la mano, solo y exclusivamente del afecto que genera el vínculo de la confianza. Creo desde lo más profundo de mi corazón que estos son los instrumentos que construyen esos puentes mágicos básicos en las relaciones humanas y que la crítica lo único que conseguirá siempre será derrumbarlos para edificar murallas que ni las palabras más maravillosas del mundo podrán cruzar jamás.

Os espero al otro lado del puente.

*) “En ningún reinado se edificaron muros tan altos como los que se construyen con una crítica”

En ningun reinado se edificaron muros tan altos como los que se construyen con una crítica

Es muy importante si queremos avanzar en nuestro camino hacia el crecimiento personal y en la lucha por desarrollar la mejor versión de nosotros mismos, que dejemos a un lado el más que conocido arte de la crítica, el culpar a los demás y la creación de excusas.

Cada vez que desviamos la atención hacia los otros, disfrazada de una de estas tres formas, perdemos foco en nosotros mismos y en nuestra capacidad para crear nuestros propios recursos.

crear

Si centramos nuestra creatividad, imaginación y poder en el prójimo, o pensamos que primero han de cambiar los demás para comenzar nosotros a desplegar nuestro propio brillo, estaremos dejando nuestro futuro, nuestras acciones y nuestros sueños, en definitiva, en manos de los demás.

Recuerdo una frase que decía:

“Es más fácil calzarse unas sandalias, que intentar alfombrar el mundo entero”

Todos, dentro de nosotros, poseemos un brillo muy personal y particular que nos hace especiales y únicos, así es que no permitas que nadie te diga lo contrario y brilla con luz propia.

 

*) Libro: “Sócrates. Vida y doctrina” de Jenofonte.

Aunque soy un verdadero enamorado de la filosofía no suelo recomendar libros de filosofía, pero sin lugar a dudas una de las cosas que me inspiraron a estudiar coaching fue la idea de que uno de los fundamentos de esta profesión se basa en el método socrático y en la mayéutica. Podríamos definir la mayéutica como el arte de ayudar a sacar la verdad del interior de las personas. Algo así como ayudar a una madre a traer al mundo a su hijo o hija.

Me parece una alternativa mucho más beneficiosa que la crítica o la falta de entendimiento. Si en algún momento te ves en la tentación de criticar a alguien porque crees que lleves la razón en esa situación en concreto, en lugar de aleccionar a la otra la persona, crea una serie de preguntas que ayuden a la otra parte a considerar que puede no estar en lo cierto y así invitarla al cambio.

*) Video: “Cómo gestionar las críticas” por Sebastián Lora

Podría haber buscado y citado cientos de videos que existen en Internet sobre las habilidades para no criticar, ponencias sobre lo improductiva que puede resultar una crítica o el impacto negativo que tienen sobre nosotros las críticas tanto de nosotros mismos hacia nosotros mismos como las que nos llegan del resto de personas.

En lugar de eso he preferido poner un video de Sebastián Lora. Este muchacho está especializado en habilidades de comunicación y técnicas para hablar en público. Tiene un blog con una serie de videos y conferencias donde entrevista a muchas personas influyentes en el mundo online.

En el video que hoy os traigo, Sebastián comenta los tipos de críticas con las que nos podemos encontrar y una manera adecuada para gestionarlas y aprender de ellas.

Que yo no crea en las críticas no quiere decir que en el mundo real no nos vayamos a cruzar con ellas. Es por esto que os recomiendo este video como una herramienta más para nuestro desarrollo y aprendizaje.
Podéis ver el video:

*) Un nuevo hábito para la semana que comienza. “El juego de la pulsera”.

Hará cosa de unos cuatro años me propuse muy seriamente el no quejarme, no etiquetar, no juzgar y no criticar. El mecanismo que use no fue tan divertido como el que propone mi buen amigo Pepe Cabello de Diamond Building. Este pedazo de coach generó una idea que no solo te permitiría tomar conciencia de las veces que te quejas, sino que además su creación concibió un bien social. Organizo un movimiento que a día de hoy todavía sigue que es el movimiento “Por un País sin quejas” con una pulsera que podías comprar y todo aquello que se ganará se destinaria a un fin social en la lucha contra el cáncer.

Te invito a que te compres una de estas pulseras o que cojas una de las que ya tengas y que cada vez que te quejes o critiques te la cambies de mano para así tomar consciencia de las veces durante el día que nos quejamos o criticamos.

Todo este juego te ayudará a crear el hábito de no quejarse y de no criticar y hacerte consciente de que en lugar de invertir tu ingenio y tu tiempo en algo tan improductivo como es la crítica, te centres en desplegar todo tu potencial y crear ideas que te permitan no solo hacerte crecer a ti sino también a los que te rodean.

Desplegar tu potencial

*) Y para terminar como todas las semanas, ¿Qué meterías tú?

Puedes dejarnos tu respuesta justo aquí abajo en los comentarios, a través de nuestro formulario de contacto o en las redes sociales cuyos links tienes inmediatamente.

Te veo en el camino!!, un abrazo.

Álex García