Feliz día y feliz viernes, SOÑADORES.

¿Te consideras una persona optimista? ¿Crees que siempre se ha de ser “positivo”? ¿Cuáles piensas que son los beneficios de ver siempre el lado “bueno” de las cosas? Si alguna vez, y supongo que sí porque a todos nos sucede, la vida te ha golpeado ¿Cómo has conseguido superar ese momento?

Tengo que confesar que cuando decidí embarcarme en este proyecto me asaltaron muchas dudas sobre la temática de la que hablaríamos aquí, en el “Tao de un sueño”, por todo lo que rodea al mundo del desarrollo y el crecimiento personal.

Una de las cosas que más me llaman la atención sobre este tema es la imposición a través de los medios de comunicación y las redes sociales, entre otros, sobre la necesidad de ser optimista y “positivo” o como se dice “ver el lado bueno de las cosas”, pero luego no se le da una mayor relevancia a las herramientas y los recursos de los que podemos disponer para poder llevar todo este pensamiento a un nivel de actuación y ejecución de nuestras reflexiones al plano material.

Te diré algo … el positivismo por el puro hecho de pensar de manera positiva sin llevarlo a la acción no sirve absolutamente de nada. ¿De qué puede servir que le digas a una persona que acaba de dejarlo la mujer y que acaba de perder a un familiar muy querido y su trabajo, que sea positivo? De lo único que te puede servir es de que, con suerte, de una manera sutil te mande a paseo o que se sienta aún peor por no verse capaz de superar la situación antes unas expectativas tan grandes.

Contemplar el lado bueno de las cosas y ser una persona optimista es algo en lo que creo y que tiene una importancia vital en nuestro camino, pero eso es solo el principio de nuestro viaje. Sería algo así como comprarnos o alquilar el medio de transporte con el que realizaremos la travesía, pero no se nos puede olvidar que además necesitamos una serie de cosas que también tienen una importancia tremenda. La gasolina (a través de nuestra fuerza de voluntad que alimentaremos con nuestros hábitos) y el mapa de viaje o nuestro GPS (que lo estableceremos identificando nuestra situación actual, definiendo cuales son nuestros sueños o las metas que serán el final de nuestra ruta y el camino que vamos a seguir hasta llegar a ellas).

Endulzar

Cuando realizamos todas estas cosas no estamos “vendiéndole la moto” a nuestra mente, no estamos endulzando las cosas que no admiten azúcar sino más bien todo lo contrario. Estamos dando poderosos argumentos a nuestra mente para creer y crear una mentalidad de que el cambio es posible.

Yo creo en tu cambio. ¿Y tú?

*) “El positivismo no es otra cosa que dar argumentos a la razón para que convenza al corazón”

Positivismo

Una de las joyas que tiene el libro del Mago More, Superpoderes del éxito para gente normal (Ver artículo: “Se hace camino al andar”) es que te propone cuatro áreas en las que trabajar para ponerte manos a la obra a la hora de realizar cambios importantes en tu vida y que te ayuden verdaderamente a ver el lado bueno de las cosas.

Cuando conoces como trabaja tu mente y los mecanismos que, a través de tus actitudes y de tus hábitos, pueden cambiar la química de tu organismo le estas dando, casi sin darte cuenta, poderosas herramientas a tu cuerpo que te harán ver las cosas desde un punto de vista más apasionante, motivador e inspirador. Pero recuerda que esa es solo la primera parte. A continuación, proponte un camino de mejora y no pares hasta conseguirlo. Solo así tendrá sentido la manera positiva de ver las cosas.

*) Libro: “Un amigo como Henry” de Nuala Gardner.

Este libro combina dos de mis pasiones: La superación personal y los perros.

Es verdad que este escrito no es un libro de crecimiento personal propiamente dicho, ni tampoco es un manuscrito de liderazgo, marketing, espiritualidad ni todas esas cosas tan chulas que nos gusta tratar en el Tao de un sueño. Pero sin ser un libro que hable específicamente de todas esas cosas, sí que trata un poquito de todas ellas.

Me parece una lectura muy recomendable porque nos cuenta una historia de superación personal que lejos de querer endulzar un problema que no admitía ningún tipo de aderezo azucarado, nos plantea una alternativa basada en la aceptación y en el trabajo por querer a toda costa cambiar un problema.

*) Video: “Mi filosofía para una vida feliz” por Sam Berns

Un ejemplo más, de todos los millones de ejemplos que nos podemos encontrar en Internet, de cómo no solo vale con ser positivo y optimista, sino que hay que ponerse manos a la obra para no solo tener esa idea en el plano mental sino además hacerla posible en el plano físico.

Podéis ver el video:

*) Un nuevo hábito para la semana que comienza. “El acto altruista”.

Seguramente ya lo sepas, pero sino me encantaría poder contártelo. Existen una serie de sustancias químicas que se generan en nuestro organismo a las que los profesionales del sector llaman las sustancias del “buen rollo” como son las endorfinas, la serotonina o la oxitocina.

Pues bien, se ha demostrado que cuando realizamos algún acto altruista nuestro cerebro genera este tipo de hormona. Es por esto que cuando realizamos algún acto de compasión o de ayuda al prójimo nos sentimos tan bien.

Esta semana te invito a que te propongas a realizar un acto altruista todos los días. Está claro que no tienes por qué ir a dar limosna o correr a regalarle a alguien tu colección más preciada de juegos de mesa. Muchas veces con un abrazo, una chocolatina, una escucha atenta o una simple sonrisa de oreja a oreja puede llevar a otro ser humano a sentirse realmente bien porque puede que le hayas dado un vuelco para mejor en su día.

El acto altruista

Créeme cuando te digo que el chute de felicidad que vas a recibir en tu cerebro no tiene desperdicio alguno.

*) Y para terminar como todas las semanas, ¿Qué meterías tú?

Puedes dejarnos tu respuesta justo aquí abajo en los comentarios, a través de nuestro formulario de contacto o en las redes sociales cuyos links tienes inmediatamente.

Te veo en el camino!!, un abrazo.

Álex García