Episodio 105 - La decisión equivocada de motivar a los demás

  ¿Cuáles son las principales fuentes de motivación personal?


  ¿Es el dinero un motivador personal?

  ¿El dinero puede corromper nuestras acciones?

  ¿Qué podemos hacer para no caer en la desmotivación personal a causa de factores externos?

  En el episodio de hoy vamos a hablar de una de la mayores creencias erróneas que se pueden tener respecto a cómo motivar a los demás a través de las recompensas y los premios y de cómo a veces estas acciones pueden llegar a tener el efecto contrario y conducir a la desmotivación personal.

  CONTEXTO: Motivación y desmotivación personal

  Ayer hablábamos de que el comportamiento de las personas hacia realizar determinadas conductas para conseguir sus objetivos y metas personales dependía en mayor o menor grado de su nivel de motivación intrínseca y extrínseca.

  Dentro de la motivación personal e intrínseca hablábamos de una de las mejores herramientas que poseía el ser humano para visualizar y conocer más sobre su motivación personal.

  La semana pasada hablábamos de lo que en psicología se consideraba como “El efecto de corrupción” y de cómo las personas podíamos caer en la falta de ética y moralidad. En el capítulo de hoy veremos una nueva visión y perspectiva de este “efecto de corrupción” pero desde el punto de vista de que ciertos incentivos o recompensas externas (motivadores extrínsecos) pueden minar o reducir de cierta manera nuestros niveles de motivación intrínseca.

  Cuando realizamos algo por la satisfacción personal simplemente de realizar la tarea estamos hablando de motivación personal e intrínseca y cuando nos recompensan por algo que no haríamos en ausencia de esa recompensa hablamos de motivación extrínseca. 

  La motivación extrínseca viene de fuera y son motivadores y refuerzos hacia acciones que sólo realizamos porque nos suponen un beneficio o porque no nos supone un castigo.

  La motivación intrínseca y extrínseca pueden ir de la mano y no son excluyentes pero como veremos a continuación en numerosas ocasiones cuando realizamos una tarea por la mera satisfacción personal pero a continuación aparecen una serie de estímulos externos que nos refuerzan de alguna manera nuestro cerebro inmediatamente realiza una nueva valoración de la acción concreta y entra en juego “el efecto de corrupción” donde nuestro cerebro se plantea la idea de que algo que nos guste hacer por propia convicción o placer tenga que ser recompensado o revalorado a cambio de algo”

  Este proceso mental tiene que ver mucho con lo que hablábamos en el episodio de la “Disonancia cognitiva” y es que desde que nacemos nos están enseñando por todos lados que las acciones que se deben de recompensar es porque son acciones desagradables o que no nos gustan hacer y deben ser recompensadas.

  ¿Es el dinero una fuente de motivación personal?

  La respuesta a esta pregunta la obtenemos con el ejemplo del estudiante de psicología que le lleva la compra a su vecina, una persona mayor que se encuentra impedida y le cuesta horrores realizar esta acción.

  Se ha comprobado en bastantes estudios que en ocasiones las recompensas basadas en incentivos externos (motivadores extrínsecos) pueden reducir considerablemente la motivación intrínseca.

  En la “Teoría de la autodeterminación” de Edward L. Decy nos habla de tres componentes innatos (necesidades) que interviene directamente en los niveles de motivación intrínsecos: 

  1. Competencia (control sobre el resultado y el dominio de la experiencia)
  2. Relación (interactuar y conectar con los demás)
  3. Autonomía (Saber que somos la causa de nuestras acciones)

  Decy comprobó el impacto que la motivación extrínseca tenía en esos componentes:

  1. Competencia. (Decy, observó que el otorgar comentarios positivos e inesperados a las personas relacionados con la tarea y sus conductas aumentaba la motivación intrínseca a la par que decrecía la motivación extrínseca para realizar la tarea)
  2. Autonomía (Se descubrió también que ofrecer recompensas extrínsecas por sus conductas reducía la motivación intrínseca por lo que hemos dicho anteriormente ya que el comportamiento quedaba controlado por recompensas externas que nos hacía entrar en disonancia cognitiva e influían en nuestra percepción de autonomía)

  ¿Qué podemos hacer para que no nos desmotiven con factores externos?

 Revisar con periodicidad cuáles son nuestros motivos personales con las tareas que llevamos a cabo.

  Analizar los aspectos de nuestra disonancia cognitiva y evaluar de nuevo esas alternativas que nos podemos ofrecer a través del reencuadre.

  Tomar conciencia de los componentes de la Teoría de la autodeterminación y sabernos competentes en lo que hacemos, mantener activa nuestra relación interpersonal pidiendo feedback y ser responsables con nuestros actos de manera que nos veamos como protagonistas en todo lo que hacemos.

  Divertirnos con todo lo que hacemos a través de nuestros motivadores secundarios y la transformación de retos en todo lo que hacemos en el día a día (¿Has oído hablar de la gamificación?)

  Apreciación final: ¿Las recompensas externas no sirven de nada? Ya lo creo que sí. ¡Por supuesto! pero no cuando hablamos de que ya poseíamos una motivación personal y que la tarea en cuestión ya representaba una recompensa para nosotros. Y no solo eso … A veces el dinero no lo es todo.

  Ejemplo perfecto. Las frases inspiradoras: «Somos un equipo por lo que estando unidos, juntos podremos lograrlo»

<<<<< >>>>>

  Espero que te haya gustado el artículo y que lo encuentres interesante y de valor.

  Si te surge alguna duda o tienes cualquier tipo de pregunta no dudes en utilizar cualquiera de los canales que tienes a tu disposición para contactar conmigo y un millón de gracias por tus opiniones y valoraciones en iTunes, iVoox, Spotify etc.

Me encantaría que te tomaras unos minutos y me respondieras al siguiente cuestionario para saber más de ti y cómo te puedo ayudar. Pincha en el siguiente enlace y permíteme conocerte mejor.

Cuestionario de la Web

  Un abrazo muy fuerte.

  Nos vemos en el camino.

  Álex.

Puedes escuchar el podcast en las siguientes plataformas: